Reseña El mundo del mañana, Susan Ee

01 junio 2015

Hola holaaaaaaaaaaaaa

Este lunes vengo con una reseña escrita con más emoción de la cuenta. Ya lo notaréis...

El mundo del mañana
Autora: Susan Ee
Editorial: Océano Gran Travesía
ISBN: 9786077354154
Páginas: 408
Edición: Tapa blanda con solapas

Sinopsis:

Los sobrevivientes del Apocalipsis intentan rescatar lo que pueden en medio de una civilización devastada. De nueva cuenta Penryn se ve envuelta en una peligrosa confrontación que la llevará al corazón mismo del enfrentamiento entre ángeles guerreros. En una ciudad de calles vacías y desolación, la protagonista vuelve a encontrar a Raffe, el ángel que ha perdido sus alas y que intenta recuperarse. Sin sus alas no puede unirse a sus congéneres y no puede ocupar su lugar como uno de sus líderes.
http://i47.tinypic.com/15mmgxz.png

 http://www.peteradamsphoto.com/wp-content/uploads/2012/04/susanee.L_003647.web_.jpg

Susan Ee ha comido mezze en la antigua ciudad de Jerusalén, ha hecho surf en las cálidas aguas de Costa Rica y ha estrenado un cortometraje en un festival cinematográfico. Le encantan la ciencia ficción, la fantasía y el terror, especialmente si las historias tienen un toque romántico. Solía ser abogada, pero ahora le apasiona escribir, porque así da rienda suelta a su imaginación. Ángeles caídos es su primera novela y el inicio de la trilogía El fin de los tiempos.

http://i47.tinypic.com/15mmgxz.png

Escribo esta reseña el día después de acabar el libro, más que nada porque cuando llegué al final era tan tarde que era imposible que me pusiera a escribir la reseña sin dormirme encima del teclado, pero la emoción que siento ahora mismo recorriéndome las venas no se va ni por asomo. Tengo un subidón de adrenalina que todavía no sé cómo calmar, aunque visto de otra manera, si pienso en lo que tengo que esperar ahora para leer el final, esa adrenalina se convierte en ganas de tirarme de los pelos. No sé qué es peor…

Las ganas que tenía de leer esta novela se vieron acrecentadas en cuanto apareció por sorpresa en mi casa, saludándome con esa portada tan maravillosamente increíble que tiene, con reflejos de plumas por debajo de las alas de murciélago, que no puedo dejar de acariciar (ahora he parado porque necesito los dedos para escribir) y ese olorcito a libro nuevo que es lo único que me ha hecho pararme de vez en cuando, además de respirar, lógicamente y un trabajo que por desgracia necesitaba terminar antes de poder seguir leyendo.

-¿Puedo ponerle un nombre a tu espada?

-No –encuentro unos vaqueros que parecen de mi talla y un calcetín.

-¿Por qué no?

-Porque ya tiene nombre –sigo buscando otro calcetín en el montón de ropa.

-¿Cómo se llama?

-Osito Winnie The Pooh.

Su rostro juguetón se torna serio de repente.

-¿Tu increíble espada de coleccionista, fabricada para mutilar y matar, diseñada específicamente para obligar a tus enemigos a rendirse de rodillas y además provocar el lamento de sus mujeres… se llama Osito Winnie The Pooh?

-Sí. ¿Te gusta?

21466139Si es que cómo no podía estar deseando tener este libro en mis manos tras ese final de Ángeles Caídos. Me ha hecho completamente feliz que la novela siga por el mismo punto en el que termina la primera parte y que para aquellos como yo que tenemos mil cosas en la cabeza, en lugar de hacerte un resumen bestial que acaba haciéndose repetitivo, te va añadiendo recordatorios de algunos de los puntos más importantes que habría agradecido con un besito en la cabeza de la autora por ser tan detallista y cuidar tanto a sus lectores con memoria de pez.

No quiero ponerme a contaros detalles de la historia porque soltaría spoilers como rascacielos y no quiero que nadie me asesine por ello, pero sí que os diré que si el primero os pareció épico y genialoso, éste tampoco se queda atrás. Consigue mantener esa esencia que me conquistó con Ángeles Caídos y la mantiene de manera magistral hasta ese final que pretende matarme de un infarto por la espera.

La historia sigue la misma línea que al principio, el mundo ha cambiado por completo y los ángeles han venido a la Tierra para conquistarla y hacerla suya, sin importarles destruir todo lo que encuentran a su paso. No hay un arcoíris brillando y luces de colores para endulzar esta historia. Si hay algo por lo que podría caracterizarse esta novela, es por el realismo y la dureza con que la autora lo representa todo. 

Hay un barco tumbado de lado en medio de una calle. Otro sobresale de la azotea de un edificio derruido.

Hay astillas tan grandes como secuoyas por todas partes. Lástima que los ángeles no se matan con ellas, como los vampiros. Podríamos atraerlos aquí y pasarlo tan bien…

Todo el mundo sabe que si alguna vez sucediese algo como lo que se plantea en el libro, los finales felices serían algo inusual y encontrarte con escenas que no querrías ni imaginar sería el pan de cada día. Es por ello que si hay algo que tiene que pasar, la autora hace que pase, no intenta maquillarlo con unicornios blancos. El hecho de sentir como se me encogía el corazón con según qué escenas, lo he vivido de primera mano y quizás sea por eso, por la cantidad de sentimientos que despierta en mí, tanto buenos como malos, que considero esta novela tan genial.

22587199Penryn, mi adorada protagonista guerrera con aires de heroína, vuelve a demostrar de qué pasta está hecha y esos toques de humor negro que tiene incluso en los momentos menos adecuados, hacen que se encuentre en mi ránking de protagonistas femeninas que me gustaría tener como amigas. Y como no podría ser de otra manera, es mencionar a Raffe, mi ángel favorito y me aplauden hasta las orejas. ¿Se puede ser tan genial? Sí, se puede. Me ha faltado verlo aparecer más, eso sí. Si es que ya lo estoy echando de menos, no sé cómo voy a hacer para sobrevivir sin poder leer más, contra más lo pienso más me enfurruño.

Resumiendo: Leedlo. ¿Qué tenéis un hueco y todavía no habéis empezado a leer esta historia? Hacedlo. ¿Qué no tenéis tiempo para leer? No pasa nada, se busca y lo hacéis. Lo importante es que por lo menos lo intentéis y descubráis la brillante historia que se esconde tras esa portada tan achuchable. Vale la pena, os lo aseguro. Por una protagonista como Penryn, por un dios griego como Raffe, por una historia asombrosamente cruel cuando debe serlo, una narración que engancha desde la primera página, por ese flipante final y en resumidas cuentas, por esta historia que ya me gustaría a mí que hubiese salido de mi cabeza.


  ¿Acaso alguien lo dudaba tras la reseña?

http://i47.tinypic.com/15mmgxz.png


Nos leemos!!



Muchas gracias a la editorial por el envío del ejemplar

10 comentarios:

  1. Tengo cada vez más ganas de leer estos libros y además el tema me encanta.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues muy mal Espe! Ya tendrías que haberlos leído jajaj

      Eliminar
  2. Necesito empezar con la trilogía xdxdxd Es que habláis tan bien de los libros que necesito leerlos ya :c
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Tengo muchísimas ganas de empezar a leer estos libros, ¡arrasan allá a donde van!
    Un beso <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡¡¡¡Es que son muy buenos!!!!!!

      Eliminar
  4. Hola!
    A mí tambíen me ha super encantado e_e
    Qué ganazas de la tercera parte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé a ti, pero lo que viene siendo a mí, me mata la intriga xDDD

      Eliminar
  5. Tengo que dejar de leer reseñas de estos libros, porque los ponen por las nubes y los voy a leer muy entusiasmada. Nunca es bueno leer un libro en esas condiciones D:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sip, a mí me pasa lo mismo. Nunca va bien emocionarse demasiado incluso aunque el libro sea bueno, porque luego te llevas el batacazo. Aunque en este caso, yo creo que no te pasará nada por ir con más expectativas de lo normal, porque tanto el primer, como el segundo libro, las cumplen y arrasan con ellas❤❤❤❤

      Eliminar

¡Sentíos libres de comentar a placer! Ya sabéis que todos vuestros comentarios son bienvenidos (excepto los dañinos, el spam y derivados, a los que eliminaré con una sonrisa maliciosa en la cara).