Reseña Martina con vistas al mar, Elísabet Benavent

05 febrero 2016

Hola holaaaaaaaaaaaaaa

¡Loreto al habla! Hoy toca reseñar a una autora desconocida por estos lares:

Martina con vistas al mar
Autora: Elísabet Benavent
Editorial: Suma de letras
ISBN: 9788483658765

Páginas: 400
Edición: Tapa blanda con solapas

Sinopsis:

Si te llamas Martina, llevas siempre la melena recogida, eres absolutamente cerebral... Si te has formado para ser chef y perteneces al equipo de El Mar... Si has sentido un chispazo al conocer a tu jefe, Pablo Ruiz, excéntrico cocinero con estrella... Si no soportas su indumentaria hípster, pero te irías a cualquier parte si él te lo pidiera... Eres sin dudarlo la protagonista de esta historia... Y tu vida, tan ordenada, está a punto de cambiar.



Elísabet Benavent (Valencia, 1984) es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Cardenal Herrera CEU de Valencia y máster en Comunicación y Arte por la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en el Departamento de Comunicación de una multinacional. Su pasión es la escritura. La publicación de sus novelas En los zapatos de Valeria, Valeria en el espejo, Valeria en blanco y negro, Valeria al desnudo, Persiguiendo a Silvia, Encontrando a Silvia, Alguien que no soy, Alguien conmo tú y Alguien como yo se ha convertido en un éxito total de crítica y ventas con más de 400.000 ejemplares vendidos. Los derechos audiovisuales de la saga Valeria se han vendido para televisión. En la actualidad colabora con la revista Cuore, se ocupa de la familia Coqueta y está inmersa en la escritura.
Sigue a la autora en Twitter @betacoqueta  
Busca en Facebook BetaCoqueta  
y en su blog www.betacoqueta.com



Sin duda Martina con vistas al mar es de las novedades de enero que esperaba con más ansia, pues
Elísabet Benavent es una de mis autoras favoritas. Empecé leyendo su tetralogía Valeria y desde
entonces leo todos sus libros. Algunos me gustaron más y otros menos, pero las que la conocéis y la habéis leído, sabéis que su pluma hace difícil que te despegues de sus páginas.

Bueno al mello de la cuestión, en este libro la autora vuelve a sus orígenes, nos presenta una novela coral en la que tenemos a tres protagonistas. Martina es la que lleva el peso principal, ella es… Como dicen sus amigas un cyborg, todo lo hace meticulosamente siguiendo unas pautas y unas normas, incluso su mayor pasión, la cocina.

Este ser cuadriculado empieza a deformarse cuando empieza a trabajar para el que ha sido su mayor ídolo, Pablo Ruiz. Pablo, es todo lo contrario a lo que le gustaría a Martina en un hombre, tiene greñas, lleva anillos y su vestimenta es un poco estrafalaria, sin embargo esos ojos de mar… La arrastran mar adentro.

—Vale. ¿Qué he hecho? —pregunté, y traté de parecer simpática y menos nerviosa.

—Nada. Bueno…, ha habido una cosa que no me ha gustado y quería que lo habláramos.

—Los guantes —le dije a la vez que dejaba el bolso pesadamente entre nosotros.

—Exacto. Los guantes. —Sonrió—. ¿Los tienes por ahí?

—Son desechables. Pero tengo otros.

—Ponte uno.

Cogí el bolso, rebusqué y saqué de una funda el otro par que llevaba conmigo. Me coloqué uno y después me quedé mirándole, esperando que me hablara de la posibilidad de que el material impregnase la comida con un sabor artificial y lo estropease, a lo que yo contestaría que con esos guantes en concreto no podía pasar…, pero no. Pablo se enderezó y cogió mi mano enguantada con una de las suyas. Trenzó los dedos entre los míos. Vomité mi corazón y me lo volví a tragar. Me miró a los ojos sin mediar palabra y cogió la otra mano desnuda para hacer lo mismo. El tacto de su piel algo áspera entre mis dedos calentó la mía, que estaba un poco fría. Sentí cómo se deslizaba…, cogí aire.

—No sientes lo mismo, ¿verdad?
 
Sin dejar que contestase, llevó la mano con el guante hacia su pecho y la colocó sobre su corazón. Sentí el calor y el bombeo rítmico bajo la piel y el músculo. Después, con la mano desnuda, la sensación se multiplicó, porque no solo era la calidez de su cuerpo, era el suave tejido de su jersey granate, cómo se intuían las formas de su pecho debajo y la dureza del pezón, que se apretaba contra mi mano. Contuve la respiración.

Durante parte de la novela, veremos como la marea Pablo va sacando de dentro de Martina, todo aquello que ella no creía posible que tenía, su lado más loco y su pasión y aunque se resiste al principio, no hay nada que un hipster greñudo como él no logre conseguir.

28278698Pablo Ruiz cuando conoce a Martina le despierta una curiosidad que va más allá de lo razonable, cree que debe esconder algo dentro de ella, pues una persona no puede ser tan fría como aparenta ser. Ahora su misión será sacar ese lado loco y pasionario que él cree que esconde ella en su interior.

Pablo es todo lo contrario a ella, un apasionado de la vida, un enamorado del amor y así le ha ido en la vida. Pero a lo largo de la historia iremos viendo como estos dos polos opuestos se van acercando hasta que cada uno equilibre al otro. Pues un cyborg puede ser el único que calme a un mar embravecido.

Fue mi primera concesión. Un diálogo civilizado entre el Pablo que ha escarmentado y ya no quiere correr enloquecido nunca más y el que sigue teniendo fe en el alma humana. El resultado fue aquel «arriesgándonos» que le dije. Yo no buscaba amor, pero no iba a cerrarle la puerta a Martina, porque estaba tan alejado del pensamiento romántico que no pensé que fuera a traerme ningún drama.  

Empecé a pensar entonces como aquel al que niegan algo: con codicia. Lo necesitaba. Lo quería. Lo ansiaba. Lo anhelaba. Quería un poco más. Solo un poco más de Martina. Un pedazo más de ella, de su vida, de su risa. Ella me lo negó y yo lo quería. Y sin darme cuenta, di el paso.

Otra de nuestras protagonistas es Amaia. ¿Cómo no hablar de Amaia? Amaia y Javi son HAMOR, sí, con H, porque me da mucha pena que ellos no sean los protagonistas de esta historia.  Tienen una amistad, tan especial tan grande que es difícil no enamorarse de estos secundarios de lujo.

Y para terminar, tenemos a Sandra, la verdad es que no entiendo a este personaje, todavía no tengo claro que pinta en la historia, espero poder descubrirlo en la segunda parte, porque estoy descolocada.

La historia está contada desde la voz de Martina, a través de sus ojos vemos el mundo, pero también habrá ocasiones en las que lo veamos desde el punto de vista de Pablo. Elísabet lo ha vuelto a conseguir, ha vuelto a conseguir que me enganche a sus páginas, que me beba el libro, que me revuelva por dentro y viva cada situación como si estuviese allí en vivo y en directo, y esto lo ha conseguido a pesar de no haber conectado con alguno de sus personajes, y que muchas escenas del libro las habría eliminado, ella es así, es un terremoto en las entrañas. Su pluma, es adictiva, ágil, divertida e intensa cuando debe serlo. Esperando con ansias Horizonte Martina, ¿Nos llevará mar adentro?
















Muchas gracias a la editorial por el envío del ejemplar

4 comentarios:

  1. No sé... no acaba de convencerme. Gracias por la reseña!!

    ResponderEliminar
  2. Yo soy mega fan de Elisabet! Tiene un no seque que que se yo que te deja loca!! Ajajajaja genial la reseña guapa! De acuerdo 100% menos en Sandra que a mí si me ha gustado!
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Hola!!

    Yo estoy ahora mismo con este libro y creo que me esta gustando más que a ti, me gusta mucho como escribe la escritora y a pesar de ser gordito me esta enganchando.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tengo ganas de leerlo, tiene pinta de ser entretenido =)

    Besotes

    ResponderEliminar

¡Sentíos libres de comentar a placer! Ya sabéis que todos vuestros comentarios son bienvenidos (excepto los dañinos, el spam y derivados, a los que eliminaré con una sonrisa maliciosa en la cara).